Inicio Blog La cortesía en los medios digitales

La cortesía en los medios digitales

la cortesía en los medios digitales

23/10/2018 por Marlen López

La cortesía llegó hasta nuestros días, donde los likes y las respuestas inmediatas en el whatsapp son tan importantes como antes lo fuera el dar la mano o quitarse el sombrero.


Tenemos la idea de que los medios digitales son espacios para divertirse y compartir los momentos; por tanto, las buenas maneras no parecen tan relevantes. Pero esto no es del todo cierto, sobre todo cuando no se habla desde el perfil personal, sino en representación de una empresa o marca. E incluso con los amigos y conocidos es recomendable mantener ciertas normas de protocolo, para evitar disgustos y malos entendidos.


Estas son algunas reglas básicas de cortesía en los medios digitales:


1. Saludar


Si normalmente no entraríamos a la oficina o a un salón lleno de invitados sin saludar, ¿por qué mandamos correos o mensajes con unas cuantas abreviaturas y sin siquiera dirigirnos a la persona? Un “Hola”, “Buenos días” o “¿Cómo estás?”, dependiendo del destinatario y de la formalidad de las circunstancias, son esenciales en toda forma de comunicación, ya sea personal o virtual.


2. Formalidad


En los correos y mensajes dentro de un ambiente profesional o laboral, lo correcto es el trato de “usted”, a menos que las personas autoricen el tuteo. Sin embargo, esto puede matizarse, según sea el ambiente y los medios en que los comunicamos, así como las características del público al que hablamos. Una marca que orienta sus productos a los jóvenes necesita un lenguaje más amigable y divertido para dirigirse a ellos en Facebook. Claro está que ese tono relajado e informal no está peleado con el respeto y la tolerancia hacia los interlocutores.


3. Expresión y estilo


Un manejo adecuado del léxico, la ortografía y la sintaxis no sólo hablan bien del autor del mensaje, sino que evitan malos entendidos. Más vale redactar una comunicación breve, pero bien escrita, que intentar decir mucho y descuidar el estilo.


4. Likes, Unfollows y etiquetas


Estas sencillas funciones de las redes sociales son una de las mayores fuentes de conflictos en nuestros días. Para evitar que afecten nuestras relaciones, tanto sociales como laborales y de negocios, conviene recordar que los medios digitales no son la totalidad de nuestra esfera social. La falta de Likes no tiene que significar el fin de una amistad o un acuerdo; cuando mucho, será una llamada de atención acerca de la relevancia de nuestras publicaciones. En cuanto a las etiquetas, una buena práctica es preguntar a las personas antes de colocarlas, sobre todo cuando se trata de contactos laborales, con los que no exista demasiada confianza.


5. Disculpas


Si a pesar de todos nuestros cuidados llegamos a publicar o decir algo que moleste a nuestros lectores, tenemos el deber de disculparnos. Lo mejor es hacerlo en persona, aun cuando el problema se diera por mail o whatsapp. Si el conflicto surgió con un seguidor de Facebook, por ejemplo, lo ideal es contactarlo por mensaje privado y tratar de llegar a una solución por ese medio.


Dicen que lo cortés no quita lo valiente y ese principio, que fue válido para los caballeros andantes, se mantiene vigente para los modernos surfers de la web.