Inicio Blog Social commerce; una nueva tendencia que conviene seguir

Social commerce; una nueva tendencia que conviene seguir

social commerce una nueva tendencia que conviene seguir

03/03/2018 por Javier Contreras

Comprar es una de esas actividades que fácilmente se transforman en una experiencia social. Desde la salida con la mejor amiga, para comprar el vestido que llevaremos a una boda, hasta la intensa discusión con los colegas acerca de los pros y los contras de comprar un nuevo smartphone.


Con la llegada y el éxito creciente de las compras en línea, se podría pensar que la faceta social de las compras se perderá poco a poco. Sin embargo, el hecho es que para optar por tal producto, servicio o tienda en línea todavía buscamos y apreciamos la opinión de los demás. Y ya no sólo del círculo de amigos y conocidos; ahora tenemos acceso a cientos de opiniones y valoraciones de productos en foros de internet y redes sociales, y no es raro que decidamos reservar en tal hotel o hacer un pedido a cierto supermercado, con base en los comentarios de auténticos desconocidos.


Ante la clara evidencia de que el comercio electrónico también es social, diversas marcas han adoptado el social commerce con buenos resultados. El comercio social es una práctica que combina las ventajas del e-commerce con las redes sociales más adecuadas para promover un producto o servicio.


Probablemente has visto que algunas de las marcas a las que sigues en Facebook ya incorporaron el botón de “Buy Now” o “Comprar ahora”, para que puedas adquirir los productos sin abandonar la red social. Puedes ingresar los datos de tu tarjeta de crédito directamente desde tu cuenta de Facebook y guardarlos para futuras compras. Y al final del proceso, tienes la opción de compartir, para que tus contactos vean lo que compraste; algo semejante a presumir tu nuevo móvil en la oficina, pero con todo el alcance que dan las redes sociales.


Ahora bien, ¿qué beneficios tiene el social commerce para tu negocio? A continuación mencionamos los cinco más importantes:


1. Socializar la experiencia de las compras en línea


Ya mencionamos que, aunque compre a solas, desde la comodidad de su hogar, el usuario quiere compartir y comunicar su experiencia. Con la integración del comercio social no sólo facilitas esta comunicación a tus clientes, sino que también puedes plantear dinámicas ingeniosas, para invitarlos a crear comunidad. Así puedes fidelizar a tus clientes y descubrir tanto aciertos como áreas de la oportunidad en tu sistema de e-commerce.


2. Mejorar el proceso de compra


Si el proceso de compra en tu tienda en línea es sencillo, rápido y seguro, es más probable que tus clientes repitan la experiencia. Al permitirles comprar desde sus redes sociales, simplificas el proceso aún más y captas a los usuarios que acceden a estos medios para encontrar y comparar opiniones de productos o servicios.


3. Obtener ganancias


El social commerce puede brindarte ganancias que no llegarían a tu negocio por otros canales. Puedes hacer ofertas especiales para tus seguidores en las redes; descuentos o ventas de ediciones limitadas, para quienes compren a través de una publicación con el botón “Compra ahora”.


4. Tener retroalimentación inmediata de tus productos y servicios


Este puede ser un motivo de preocupación para las marcas. Si algo falla en el proceso de compra o el producto está defectuoso, toda la red se enterará, en cuestión de minutos. Sí, esto es un riesgo, pero también una oportunidad para detectar problemas, solucionarlos cuanto antes y contactar a tu cliente para brindarle atención personalizada.


5. Ser parte del futuro del comercio electrónico


Los usuarios más activos de redes sociales tienen entre 18 y 34 años de edad y no sólo acceden a ellas para interactuar con sus contactos, sino para mantenerse informados de todo lo que les interesa, incluyendo productos y servicios. Estas son las generaciones que desde ahora marcan las tendencias en desarrollo del comercio electrónico y si las redes sociales son su punto de partida para explorar la web, debes tener presencia en ellas para que descubran tu marca.


El social commerce puede implementarse en distintas redes sociales. Ya se registran casos de éxito en Facebook, Instagram o Pinterest. Cada red tiene sus estrategias y cada negocio puede beneficiarse de una red o de una combinación específica. Si te interesa probar el comercio social, asesórate con expertos en marketing digital, para que juntos diseñen el plan que conviene a tu negocio.